Catupecu Machu – A Morir!!! (1998)

Catupecu Machu - A Morir!!! (1998)

Puntaje del Disco: 6,5

  1. Nocoso: 6,5
  2. Todo pasa todo queda: 7
  3. Los tres deseos: 6
  4. Apirié omapare piaroló: 6,5
  5. Amague calavérico:
  6. El lugar: 6
  7. Héroes anónimos: 8,5
  8. Calavera deforme: 6,5
  9. Amague polclórico:
  10. Testigo criminal: 6,5
  11. Mil voces finas: 6
  12. Cuantos son: 7
  13. Ritual: 6
  14. El rostro (mi espejo): 7,5
  15. Apagá la luz Faustito:
  16. La llama: 6,5
  17. Le di sol: 6
  18. Prefacio psicopolquístico:
  19. La polca: 7,5
  20. Introducción al daleismo:
  21. Dale!: 6,5
  22. Sinfonía de oclusión:
  23. El sueño: 6,5

El 10 de Octubre de 1998, en Cemento, Catupecu Machu grabaría su segundo disco y su primero en vivo. ¡¿A QUIÉN SE LE OCURRIRÍA QUE SU SEGUNDO DISCO SEA EN VIVO?! Solamente a ellos.

En un momento de constante ascenso la banda de los hermanos Ruíz Díaz decidiría hacer esto porque quería registrar a la banda en una etapa que con los años queda olvidada y además porque tenían la intención de grabar un disco en vivo después de cada disco de estudio.

El repertorio de aquella noche contaría con 17 temas, 12 de su disco anterior y 5 nuevos. De los que están también en “Dale!” podemos decir que son versiones más desprolijas, pero que no pierden su esencia y que además se les agrega la “magia” que tienen los recitales.

Los temas nuevos son “Nocoso”, una canción que si fuera instrumental sería mejor ya que solo tiene un verso, “nocoso, nocoso, nocoso”…; “Testigo criminal”, “Cuantos son” que tiene a Fernando solo, tocando la guitarra y cantando; “El rostro (mi espejo)”, que es de lo mejorcito del disco y “Héroes anónimos” un cover de Metrópoli, la única canción que salió bien prolija y bien lograda, mostrando que desde un principio tuvieron la intención de que sea un corte de difusión; es sin duda la mejor canción del disco y el único “clásico” de las nuevas.

Además de los temas, el recital tiene unas cuantas “perlitas”; un par de amagues, introducciones a los temas más esperados, “Apagá la luz Faustito”, donde Fernando Ruíz Díaz le dice a Fausto Lomba, que apague una luz, una versión a capela de “El sueño” y “Sinfonía de oclusión”; “canción” incalificable de la que se desprenden frases para el recuerdo como “che, vos, remera rayada! Agárrenlo! Al pelicorto! Agárrenlo!” o “déjense de mirar la cámara la put* madre!” y que tuvo como invitados en batería a Marcelo Baraj (primer baterista) y a Herrlein (baterista siguiente), y a Martín “Macabre” González en bajo, que en ese momento estaba en Totus Toss. Herrlein también tocaría el acordeón en “La polca”.

Como disco en vivo, el disco es bueno; muestra a una gran banda en sus comienzos y sería un puntapié para un gran disco como fue “Cuentos Decapitados”.

Néstor

Anuncios

Publicado el marzo 29, 2013 en Catupecu Machu. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. a mi me mata el “dosss baterisstass”. Un disco del carajo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: