Archivo de la categoría: León Gieco

León Gieco – De Ushuaia a La Quiaca. Disco 1 (1985)

leon-gieco-de-ushuaia-a-la-quiaca-disco-1-1985

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Esos Ojos Negros: 8
  2. Don Sixto Palavecino: 8
  3. Por el Camino Perdido: 9
  4. Príncipe Azul: 7,5
  5. Para Pete: 8,5
  6. Cola de Amor: 8
  7. Camino de Llamas: 8,5
  8. Carito: 8,5
  9. No Existe Fuerza en el Mundo: 8,5
  10. Yo Vendo Unos Ojos Negros: 6

De Ushuaia a La Quiaca es el proyecto profesional de la vida de León Gieco. Incluyó tres discos grabados bajo la idea de abarcar los sonidos de todo el territorio argentino. Se trato de ir a los lugares donde la música misma nace y grabarla en su ambiente natural y no llevar a los músicos a un estudio de grabación en una ciudad grande donde perderían parte del sentimiento que les da el lugar de origen.

La idea de Ushuaia a La Quiaca partió de la gira que llevó a Gieco por todo el país, donde tomó contacto con artistas desconocidos que trabajaban en el folclore de las distintas regiones.

El primer volumen fue lanzado en 1985 con la ayuda de Gustavo Santaolalla, una pieza clave del proyecto, que ofició de director y productor musical y también participó como músico, tocando guitarras, charango, percusión y en coros.

En este primer disco nos encontramos con un excelente ensamble entre el folk rock carácteristico en el repertorio del cantautor y la música tradicional, folklorica y regional de distintas partes del país y la participación de infinidad de músicos, y tan solo seria el puntapie inicial de esta maravillosa idea.

En el año 2005, al cumplirse veinte del primero de los discos, se publico una edición aniversario remasterizada con material multimedia de la obra original. Además de los cuatro volúmenes, se lanzó un libro con el mismo nombre, escrito por el propio León Gieco y Gustavo Santaolalla con Claudio Kleiman, e ilustrado con más de cien fotografías de esa gira histórica tomadas por Alejandra Palacios.

F.V.

Anuncios

Leon Gieco – Pensar en Nada (1981)

Leon Gieco - Pensar en Nada (1981)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Pensar en Nada: 8,5
  2. Bajo el Sol de Bogotá: 7
  3. Soy un Pobre Agujero: 8,5
  4. La Cultura es la Sonrisa: 7
  5. Bajaste Del Norte: 7,5
  6. Canto Dorado: 7
  7. Vino Algo y lo Arrasó: 6
  8. Los Accidentes de la Ruta: 8
  9. Cumbia de la Ciudad: 5,5
  10. Aquí, Allá, Hoy o Mañana: 9
  11. Chacarera de un Atardecer: 7,5
  12. Vení Que Te Digo Algo: 6,5

Como ocurrió con muchos de sus compatriotas en tiempos tumultuosos de la última dictadura militar, León Gieco debío exiliarse en 1978 en los Estados Unidos, más presisamente en Los Angeles. Sobre su situación desesperante en aquella ciudad el artista la relataría de la siguiente manera en tono divertido: “Cometía locuras, iba a pedir laburo de barrendero o de limpia casas con el Disco de Oro que había ganado con mi primer álbum. Al tipo que me atendía le decía: “Estoy dispuesto a cualquier cosa. Soy músico, y para que se dé cuenta de que soy buena gente acá está mi Disco de Oro”. Y el tipo no lo podía creer. Entonces me miraba con más desconfianza todavía.”

Por suerte para el las malas épocas no durarían tanto y para finales de ese mismo año llegaría el éxito de su cuarto LP, con temasos como “Solo Le Pido a Dios” y “Cachito, Campeón de Corrientes”. Unos años más tarde sería el momento de Pensar en Nada (1981), su quinta placa editada bajo el sello Music Hall y producido por Oscar Lopez, que si bien tuvo algunos momentos de gloria como la canción que le da el título al álbum, “Soy un Pobre Agujero” y “Aquí, Allá, Hoy o Mañana” no alcanzaría el suceso de su anterior material, que a decir verdad era una misión casi imposible.

El León “folklorico” se encontraba cada vez más presente. Pensar en Nada fue el puente que atravesaron los jovenes para llegar al folklore, género que en su mayoría despreciaba. Sin embargo Gieco hizo cantar chacareras, chamames y sus seguidores roqueros por naturaleza no tomaban conciencia que León los unía con sus padres, profesores de música, etc.

Luego de presentar el disco por todo el país Gieco alcanzó un estado de agotamiento mental que lo alejaría de los escenarios por un buen tiempo, según relata con detalle en el siguiente extracto de una entrevista actual: “En el 82 se terminaba la dictadura, yo estaba agotado de eso, venía agotado de las anfetaminas, del alcohol, y aparte aparecía una new wave, con chicos cantando con corbatas amarillas… Sufrí un agotamiento mental, físico, emocional y moral, y para colmo, lo que más me agotó fue que, a pesar de haber estado en las listas de próximos desaparecidos y prohibidos por la dictadura, el mismo gobierno militar ahora les exigía a las radios que pasaran “Sólo Le Pido a Dios” como de interés nacional. Me explotó la cabeza. Entonces me fui a Cañada, y lo que iban a ser tres meses fueron como tres años de no tocar. Volví recién en el show que hicimos Mercedes, Milton Nascimento y yo en Vélez Sarsfield, en 1984. Entonces fue cuando Mercedes me invitó a Alemania; hicimos una gira gloriosa. Yo me sentí muy bien. Sólo cantaba “Sólo le pido a Dios”, pero me armé una banda de folklore para tocar chacareras, zambas y chamamés. Dimos vuelta por Alemania, Dinamarca, Suecia, tocando música folklórica.

F.V.

Leon Gieco – IV LP (1978)

Leon Gieco IV LP

Puntaje del Disco: 9

  1. Solo Le Pido a Dios: 10
  2. El Que Queda Solo: 8,5
  3. Dice El Inmigrante: 8
  4. Ya Soy Croto: 7,5
  5. Cachito, Campeón de Corrientes: 9,5
  6. Un Poco de Comprensión: 7,5
  7. Continentes en Silencio: 8
  8. La Historia Esta: 8
  9. Canción de Amor Para Francisca: 8,5
  10. Tema de Los Mosquitos: 9

Como indica su título, este es el cuarto LP grabado por León Gieco, en el año 1978, en plena dictadura militar. No quedan dudas de que León mezcla perfectamente el rock y el folklore en su música y este disco es uno de los ejemplos más claros. Entre los artistas que colaboraron en la creación de este álbum, tenemos casi a la totalidad de PorSuiGieco (solo faltó Raul Porchetto), al baterista Oscar Moro y al bajista Alfredo Toth, futuro miembro de G.I.T.

Para empezar tenemos tal vez la canción más famosa que haya grabado en su carrera, “Solo Le Pido a Dios”, clásico entre los clásicos del rock nacional, con un sonido bastante folclórico y una letra muy reconocible, escuchamos a León tocando la guitarra acompañado de su armónica y de un bandoneón que le da un toque muy especial.

El otro clásico del álbum es “Cachito, Campeón de Corrientes” que cuenta la historia de un boxeador correntino que va a pelear a Estados Unidos, y que al volver no aparece por su barrio gracias a la plata que recaudó.

Sobre el final del disco tenemos tres temas interpretados en vivo, siendo el mejor en mi opinión, “El Tema de Los Mosquitos”, con una letra bastante particular, al tener como protagonistas a diversos animales que se relacionan como si de personas se tratasen.

En resumen, es un disco bastante bueno, como dije al comienzo, León Gieco representa la mejor mezcla entre folklore y rock en nuestro país y gracias a sus excelentes letras pudo dejar muchos mensajes a lo largo de su extensa trayectoria, si se quiere lo podemos denominar como el Bob Dylan argentino gracias a todo lo anterior. Recomendable para cualquiera, cuenta con letras entretenidas de escuchar, tal vez con una instrumentación bastante simple, pero que acompaña bien, y que sin más, conforma el arte de este gran artista.

Tommy

León Gieco – Bandidos Rurales (2001)

Leon Gieco Bandidos Rurales

Puntaje del Disco: 8

  1. Bandidos rurales: 8
  2. Buenos Aires (de tus amores): 7,5
  3. Sin querer: 7
  4. Ídolo de los quemados: 9
  5. Uruguay, Uruguay: 7
  6. Ruta del Coya: 7,5
  7. Las madres del amor: 9
  8. Canción para luchar: 7
  9. La guitarra: 8
  10. De igual a igual: 9
  11. La memoria: 7
  12. Viejos amores: 7,5

El gran León Gieco. En 2001 editaría el álbum Bandidos Rurales, en el que contaría con la colaboración de grandes invitados. De hecho algunos no me dejan de sorprender, sobre todo porque recién me doy cuenta de quiénes son.

Por ejemplo, el disco abre con “Bandidos Rurales”, un relato (cantado) de algunos de los más famosos bandidos de finales del siglo XIX y principios del XX en nuestro país, cuenta con la colaboración de Ricardo Iorio en voces, aunque de manera imperceptible.

Además en, “Las Madres del Amor” participan Charly García tocando el órgano, Nito Mestre, Chizzo Nápoli, Gustavo Santaolalla en coros, y Ricardo Mollo en guitarra, entre otros.

En lo que respecta a las canciones, son de mi mayor agrado aquellas que podemos clasificarlas dentro del rock. “Bandidos rurales”, “Las madres del amor” y la mejor para mí, “Ídolo de los quemados”.

Las melódico-folclóricas siguen siendo buenas, destacándose “La guitarra”, que tiene en coros a Víctor Heredia (no podía faltar) y “De igual a igual”, que por su música parece un canción alegre, aunque en realidad es un terrible canción de protesta.

En disco es muy bueno, un paso más en la gran carrera de León.

Nestor

León Gieco – El Vivo de León (2003)

giecoelvivo

Puntaje del Disco: 8

  1. Cinco siglos igual8.5
  2. Canción de amor para Francisca8
  3. Bajaste del norte7.5
  4. Canción para Carito7.5
  5. En el país de la libertad9
  6. Hombres de hierro8.5
  7. La Navidad de Luis: 8
  8. Cachito, el campeón de Corrientes: 7.5
  9. De igual a igual8.5
  10. La cultura es la sonrisa7
  11. Bajo el sol de Bogotá7.5
  12. El imbécil8
  13. La mamá de Jimmy7
  14. Pensar en nada8.5
  15. Los salieris de Charly: 8
  16. Ojo con los Orozco8

Resumir la extensa carrera de León Gieco en unos cuantos párrafos parece una tarea un poco complicada. Raúl Alberto Antonio Gieco nació a principios de los años cincuenta en la provincia de Santa Fe y desde muy corta edad con sus propios ahorros compró su primera guitarra, de la que se enamoraría y comenzaría una larga trayectoria marcada por el compromiso social con los más necesitados como principal fundamento de su trabajo. Fue Litto Nebbia y Gustavo Santaolalla sus primeros compañeros de aventuras, pero serían luego numerosos artistas del rock nacional e internacional los que tuvieron el placer de compartir espectáculos y grabaciones de discos.

Después de haberse presentado en escenarios de casi todas las latitudes y antes públicos de lo más disímiles, León se convirtió en un emblema de la lucha contra las desigualdades sociales como rezaba su popular “Sólo le pido a Dios”. En 2003 se editó un disco del concierto que Gieco ofreció en el Estadio Luna Park al año anterior. Si bien ya habían sido registrados otros conciertos (junto a Víctor Heredia en 2000), esta nueva producción podría definirse como una oportuna recopilación de los mayores éxitos de León.

Dieciséis temas conforman este muy buen concierto que al haberse realizado en un Estadio cerrado y no al aire libre, permite apreciar mejor la acústica del ambiente. En un clima distendido y a gusto con el público, León comenzó el recital sólo con su voz recitando los versos de “Cinco Siglo Igual”, mientras el público seguía a pie firme cada letra. Después es una constante ida y vuelta con la gente que se deleitaba con grandes clásicos como “En el País de la Libertad”, de su primer disco, “Hombres de Hierro” y “Pensar en Nada”. Siempre con su colorida guitarra y la armónica colgando al mejor estilo Dylan, León ofrece una fantástica combinación de folclore (“La Cultura es la Sonrisa”, “Cachito, el campeón de Corrientes”) y el rock (“Pensar en Nada”, “Los Salieris de Charly”). Las pegadizas melodías y por supuesto las letras con connotaciones políticas y sociales son las bases del éxito de León, que logró llegar a más de tres generaciones.

“El Vivo de León” es un buen recuento de la historia de León ya que transitan temas de sus primeros años de carrera como los más recientes, como la creativa “Ojo con los Orozcos”. Lo curioso es que el cierre no estuvo a cargo de “Sólo le pido a Dios”, clásico en las presentaciones de Gieco.

Piro