Archivo de la categoría: Los Enanitos Verdes

Los Enanitos Verdes – Habitaciones Extrañas (1987)

Puntaje del Disco: 8

  1. La misma luna: 6
  2. Atrapado por tu corazón: 6
  3. Sumar tiempo no es sumar amor: 7
  4. El extraño del pelo largo: 8
  5. Vivo dos veces: 7.5
  6. Encerrado sin amar: 7
  7. Sólo alguien como vos: 7
  8. Pasos: 7.5
  9. Derribando sueños: 7.5
  10. Te vi en un tren: 9
  11. Por el resto: 8.5

La participación en Festivales, como el de Córdoba, y los viajes a Buenos Aires contribuyeron a aumentar la popularidad de Los Enanitos Verdes. La banda mendocina, que contaba hacia 1986 con dos discos de estudio, tuvo el privilegio de contar con la ayuda de Andrés Calamar, que le dio su toque de calidad e impartió una notoria influencia en el grupo. La química entre los músicos y Calamaro fue tan instantánea que en 1987 editaron el tercer material de los Enanitos, Habitaciones Extrañas.

Al comienzo el disco arranca con temas suaves, demasiados melosos, por llamarlo de alguna manera. Pero el ánimo cambia con la interpretación de “El Extraño de Pelo Largo”, tema original de La Joven Guardia y luego con “Vivo Dos Veces”. “Sólo alguien como vos” es el típico tema para enamorar, mientras que “Pasos” y  “Derribando Sueños” retoman el rock; el primero con un sonido más funkie y el siguiente con el pop ochentoso de aquellos años.

El cierre a cargo de la dupla “Te vi en tren” y “Por el resto” deja para el recuerdo estos dos grandes temas del grupo, que tiempo antes, no hubiese imaginado el suceso que causaría esta producción y pronto se lanzarían a la conquista de Latinoamérica.

Piro

Anuncios

Los Enanitos Verdes – Contrarreloj (1986)

Puntaje del Disco: 7.5

  1. La muralla verde: 8
  2. Conciencia contrarreloj: 7.5
  3. Cada vez que digo adiós: 8
  4. Tus viejas cartas: 7
  5. La luz del río: 7
  6. Simulacro de tensión: 7.5
  7. Sólo dame otra oportunidad: 7
  8. Luchas de poder: 6.5
  9. Es una máquina: 7
  10. Algo terminó mal: 6

Las presentaciones en el Festival de La Falda, en la provincia de Córdoba y ser elegida como Banda Revelación de 1984, significaron para Los Enanitos Verdes un importante impulso en su naciente carrera. Fue un factor fundamental el lanzamiento del álbum debut que contó con el buen tema “Aún sigo cantando” que pasó a ser un clásico del rock nacional.

En 1986, para la producción del segundo disco, la banda de Marciano Cantero, contó con la ayuda de Andrés Calamaro, el joven talento que por entonces mostraba sus dotes en Los Abuelos de La Nada. “Contrarreloj” no cambia demasiado la fórmula del primer álbum ya que mantiene ese ritmo pop característico de los años ochenta. Sin embargo, las experiencias que derivaron del aquel materia, les sirvió a la banda para solidificar su estilo. Levemente, “Contrarreloj” mejora la producción anterior y ofrece una entretenida gama de temas.

Nuevamente pueden notarse ciertas influencias o sonidos que Los Enanitos tomaron de Soda Stereo, sobre todo en “Simulacro de tensión”. También una semejanza con Calamaro se evidencian en temas como “La luz del Río”. Las baladas están bien orientadas (“Sólo dame otra oportunidad”, “Tus cartas viejas”) pero no fueron lo que más me atrajo del disco, sino que me llamó más la atención el clásico “Cada vez que digo adiós” y por supuesto la pegadiza “La muralla verde”, con la que el grupo fue agrandando su popularidad.

Tras el lanzamiento de “Contrarreloj”, Los Enanitos Verdes comenzaron a ver cómo debían ganarle al tiempo ya que las presentaciones fueron en aumento e iniciarían luego una importante gira por Latinoamérica.

Piro

Los Enanitos Verdes – Los Enanitos Verdes (1984)

Puntaje del Disco: 6.5

  1. La nena de diecisiete: 6
  2. La miraba de atrás: 6.5
  3. Comiendo en el plato del perro: 6
  4. Detrás de las ruinas: 6.5
  5. Aún sigo cantando: 7.5
  6. No se metan más: 5
  7. Gente incoherente: 6
  8. Cambiá, volvé: 6
  9. Show del calabozo: 6.5
  10. Amor callejero: 6
  11. Tengo un sueño en mi alma: 6.5

Desde una de las provincias más hermosas de la Argentina, Los Enanitos Verdes dieron sus primeros pasos en bares y teatros mendocinos, hasta convertirse en una de las formaciones más aclamadas y populares de las tierras cuyanas. En 1983 realizaron el obligado viaje a Buenos Aires para darse a conocer en la gran ciudad y un año más tarde intentaron producir su un EP que no prosperó. Lejos de acobardarse, la banda regresaría a Mendoza para continuar con más shows e incorporaron a Tito Dávila en teclados y Sergio Embroni en guitarra y voz. De esta forma junto a Marciano Cantero, Felioe Staiti y Daniel Piccolo, todos los Enanitos grabaron su disco debut en 1984.

Los Enanitos Verdes proponen desde un principio un concepto simple del rock. Entiéndase simple en el sentido que no parece ir más allá de las influencias que a mediados de los ochenta los artistas nacionales recibían del exterior. Es en términos generales un sonido casi pop que suena bastante bien.

Bastante similar a los Abuelos de la Nada, la banda liderada por Cantero, aborda letras de vivencias cotidianas como “La nena de diecisiete” o “Tengo un sueños en mi alma”, éste último con un ritmo semejante a “Vitaminas” de Soda Stereo. Lo más destacado es “Aún sigo cantando” que se convirtió en un repetido clásico de la banda.

Los Enanitos Verdes irrumpieron en la escena con este modesto trabajo que les serviría para darse a conocer y comenzar una notoria carrera por las tierras argentinas.

Piro