Archivo de la categoría: Pier

Pier – Gladiadores del Rock (2001)

Pier - Gladiadores del Rock

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Sacrificio y rock ‘n’ roll: 4
  2. La ilusión que me condena: 5
  3. El ritual de los pibes atentos: 5,5
  4. Jauría cocktail rock: 5,5
  5. El mar de sangre: 8
  6. De andar elegante: 6
  7. Instinto salvaje: 5
  8. Joven enjaulado: 6
  9. Soplando velitas: 5,5
  10. I just want to have something to do: 6

Este disco me genera un efecto que pocos logran: cada vez que lo escucho me gusta menos. Casualmente, Gladiadores del Rock, tercer álbum de Pier, podría ser considerado el que los catapultó a la fama y el más conocido de su repertorio. Y esto se reduce a un puñado de canciones que fueron un éxito mediatizado en radios. Aunque principalmente la mayor difusión la tuvo ese hit cuadrado llamado “Sacrificio y rock ‘n’ roll”.

Todo bien con la banda, pero “Sacrificio y rock ‘n’ roll” es uno de los temas más burdos y genéricos de rock que escuche en mi vida. Entiendo que sea un poco pegadizo pero llegar a ser catalogado el mejor tema de la banda y que incluso haya sido tan explotado me causa bastante rechazo. Y la letra… por dios, es malísima: “Sacrificio y rock and roll, y estos pibes quieren mover, no te preocupes, nena, esta noche toca Pier”. Y eso que algunos lo consideran un himno…

Lo que continúa en el álbum no mejora. Ya de por sí a Pier le cuesta mucho tener una identidad propio. Imitar a los Redondos es parte de su naturaleza. Pero ese no es el problema, el inconveniente es la intrascendencia de sus canciones.

Hay temas repetitivos y de nivel mediocre que tienden a aburrir como “La ilusión que me condena” y otras que buscan ser oscuras pero de alguna forma se arruinan como “Instinto salvaje”, de pésimos coros. La única que en lo personal destacó es “El mar de sangre”, principalmente por su sonido espacial a lo Floyd. De todas formas, no alcanza para que Gladiadores del Rock sea un disco recomendable.

Persy

Anuncios

Pier – El Fuego Sagrado (2000)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Fervor de los sueños: 7
  2. El narigón del barranco: 7
  3. Mofa: 7
  4. Prisionera robot: 7
  5. Contigo pan y cebolla: 5,5
  6. La gorra de Carmelo: 5
  7. Resignación: 5
  8. Mr. Partener: 5
  9. La belleza es tu fuego: 5
  10. Tu tiempo se acaba: 5,5

Bueno, bueno, el fanatismo por los Redondos por parte de estos muchachos no se puede ocultar, no hay chance. Pier es sin dudas una imitación de Patricio Rey y Sus Redonditos de Ricota, por más que ellos quieran despegarse diciendo que solo toman su influencia. Eso lo confirman en este disco, El Fuego Sagrado, que no esta mal pero peca por su falta de originalidad (algo que siempre se les va a cuestionar mientras la sombra de los Redondos los persiga).

Sacando su falta de inventiva, el disco además tiene otros problemas. El más notorio de todos es que las canciones son innecesariamente más largas de lo que deberían ser. Esto repercute bastante en el nivel de sus temas que se estiran hasta 6 o 7 minutos (¿Para qué?).

El segundo defecto está en que sus intensiones de hacer un rock más oscuro acá empiezan a perderse. Una lastima. En El Fuego Sagrado empiezan a abordar un rock and roll más cuadrado y genérico como el caso de “La gorra de Carmelo” y “Mr. Partener” y “Tu tiempo se acaba”.

El tercer inconveniente es la cantidad de canciones descartables e inmemorables que tiene el disco, especialmente en la segunda parte que es francamente olvidable.

¿Qué hay para rescatar? Poco. Algunos temas tienen arranques prometedores, pero el ritmo aplomado y sin onda hace que se pierda un poco su potencial como “Fervor de los sueños”, “Mofa” y “Prisionera robot”.

Así que El Fuego Sagrado termina siendo un disco flojo. Según los miembros de la banda es un álbum de transición. ¿Pero transición hacia qué? ¿Su mejor o su peor etapa como grupo? Mmmmm… Dejemoslo ahí, lo cierto es que con su próximo disco Gladiadores del Rock, crecerían muchísimo en popularidad.

Persy

Pier – La Codiciada (1999)

Puntaje del Disco: 7,5

  1. Banquete Gustoso y Costoso: 8,5
  2. El Comodín: 8
  3. A Dónde Gira: 6
  4. Pulposa Satisfacción: 7,5
  5. Canción de Elogio: 7,5
  6. Sabe Que Vuelve: 8
  7. El Refugio de Nuestras Almas: 7
  8. Bendito Pecador Juzga: 8

Cuando pensamos en Pier, es común emparentarlo con la canción que los catapultó a la fama en el país “Sacrificio y Rock ‘n’ Roll”, un tema que en lo personal me resulta bastante genérico y burdo, pero con una formula que funciona dentro de la mediocridad del rock nacional. Por eso si uno se basa solo en este hit, puede no tenerse grandes expectativas al intentar conocerlos más a fondo. Pero la verdad, me sorprendieron gratamente, por lo menos en su primer álbum: La Codiciada.

Para ser el disco debut del grupo, solo se produjeron 2000, todas vendidas. Pero también fue un disco bastante pirateado, lo que llevo a la disconformidad de la banda. Al respecto dijeron: “Tenemos en mente volver a grabarlo en estudio o en vivo, porque no quedamos conformes con el producto final, a nivel grabación; al ser independientes, la inexperiencia nos jugó en contra. Pero más allá de eso posee ocho canciones hermosas, y es un disco que nuestra gente ama”.

Desde el aspecto musical, cuando me refería a que me “sorprendió”, tampoco me estaba refiriendo a que estamos en presencia de una maravilla. De hecho, la banda de los hermanos Cerezo no se caracteriza por ser muy original que digamos. Son grandes imitadores de los Redondos (sin alcanzar su lírica). Se nota mucho como la voz de Ramiro Cerezo se apoya en la del Indio Solari.

Pero a favor suyo, Pier no es un grupo de rock “tan cuadrado” como la mayoría de las bandas de rock barrial argentinos. Acá tenemos algunos cuantos buenos riffs e incluso algo raro para muchos: matices. Por eso La Codiciada cuenta con canciones interesantes. “Banquete Gustoso y Costoso” tiene vaivenes en su ritmo muy buenos. También tenemos canciones más oscuras como “El Comodín”, “Pulposa Satisfacción” y “Bendito Pecador Juzga”. Incluso la melodía lenta de “Canción de Elogio” es bastante decente.

Así que La Codiciada esta bastante bien. No llega a ser un álbum que “parte la cabeza”, pero prima lo positivo por sobre lo intrascendente dentro de lo que podemos encontrar en él.

Persy