Archivo de la categoría: Sui Generis

Sui Generis – Adiós Sui Generis, Parte I y II (1975)

Sui Generis – Adiós Sui Generis, Parte I y II (1975)

Puntaje del Disco: 8,5

Disco uno:

  1. Instituciones: 8,5
  2. La fuga del paralítico: 8,5
  3. Natalio Ruiz, el hombrecito del sombrero gris: 8,5
  4. Confesiones de invierno: 8,5
  5. Canción para mi muerte: 9,5
  6. La niña juega en el gran jardín: 6
  7. Zapando con la gente: 6,5
  8. Aprendizaje: 7,5

Disco dos:

  1. Un hada, un cisne: 8
  2. Pequeñas delicias de la vida conyugal: 7,5
  3. Tango en segunda: 8,5
  4. Rasguña las piedras: 9
  5. Blues del levante: 8

Pese a su crecimiento y popularidad que catapultaron a Sui Generis como uno de los grupos más importantes de la Argentina en los setenta, el ciclo de vida de la banda parecía agotarse.

Tras quedar inconcluso el proyecto del nuevo álbum Ha Sido, la banda se terminaría separando para que sus integrantes comiencen nuevos caminos. De esta forma, para los fanáticos más nostálgicos, la banda de Nito y Charly decidiría hacer un último concierto como despedida en el Luna Park en 1975. Este famoso recital quedaría documentado en el disco en vivo Adiós Sui Generis.

Por aquel entonces Sui Generis había dejado de ser un simple dúo de folk rock, lleno de agradables canciones acústicas, había adoptado la forma de banda de rock progresivo junto a Rinaldo Rafanelli y Juan Rodriguez. Esto se nota especialmente en Adiós Sui Generis, por la aparición de canciones realmente largas, con secciones instrumentales improvisadas. Entre ellas “Un hada, un cisne”, con sus más de 25 minutos, es la más larga. La cual empieza muy bien, luego aparecen los solos de guitarra, teclado y batería para que todos tengan su momento de gloria. Y si bien mantiene un ritmo hay secuencias que desentonan un poco.

De todas formas también aparecen sus clásicos acústicos. La versión de “Canción para mi muerte” es emotiva, muy buena la armonía vocal, la mejor para mi gusto. También rescato el estilo más rockero de  “Rasguña las piedras”. Entre ellas la más flojita es la canción de Rinaldo Rafanelli “La niña juega en el gran jardín”.

Un caso aparte muy curioso es “Zapando con la gente”, la cual es interrumpida en el medio por la gente y luego motivada por las exclamaciones de Charly.

El recital es bastante completo. De hecho también sería filmado (pueden ver la película haciendo click AQUÍ) y en los noventa se editaría la tercera parte

Persy

Anuncios

Sui Generis – Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones (1974)

Puntaje del Disco: 7.5

  1. Instituciones: 7.5
  2. Tango en segunda:
  3. El show de los muertos: 7
  4. Las increíbles aventuras del señor Tijeras:
  5. Pequeñas delicias de la vida conyugal: 7.5
  6. El tuerto y los ciegos: 7.5
  7. Música de fondo para cualquier fiestita animada:
  8. Tema de Natalio:
  9. Para quién canto yo entonces: 8
  10. Juan Represión: 7
  11. Botas Locas: 8.5

Hacia 1974 y con dos discos, Sui Generis se había consolidado como una de las formaciones más importantes de la época. El dúo García-Mestre encontró la fórmula justa para llegar a los jóvenes con canciones de gran calidad. “Vida” y “Confesiones de Invierno”, con varios clásicos en el repertorio de la banda, confirmaban la enorme capacidad de estos magníficos músicos.

A finales de 1974 se editó el tercer material de Sui Generis, en medio de un clima enardecido en la Argentina. Tras la muerte del General Perón en julio de aquel año, su esposa se hizo cargo de la presidencia, pero los enfrentamientos armados entre las guerrillas se tornaban insostenibles. Incluso el disco que editaba el grupo debió soportar la amargura de la censura por las referencias a los militares (“Juan Represión” y “Botas Locas” no pudieron editarse en el LP original).

Contando con las presencias de Rinaldo Rafanelli en bajo, Juan Rodríguez en batería y David Lebon en guitarra, “Pequeñas Anécdotas sobre las Instituciones” tuvo la particularidad de apartarse de los sonidos folk de los discos anteriores debido a la incorporación de unos novedosos teclados que Charly había conseguido en Estados Unidos. “Tema de Natalio” es un instrumental que bien refleja este cambio o “El Show de los Muertos”, de los cuales cuatro de los ocho minutos son distorsiones con teclados. Suena extraño escuchar estos sonidos adaptados a un grupo que se familiarizó tanto con uno casi opuesto. De tal manera también lo deben haber sentido los seguidos ya que no tuvo la aceptación que se esperaba.

De todos modos, “Las increíbles aventuras del señor Tijeras “ y “Pequeñas delicias de la vida conyugal” y  son dos destacados. Si bien se podría tomar como un disco experimental, por como resultó, Sui Generis tiene esa dosis de grandeza que lo mantiene entre las más grandes del Rock Nacional.

Piro

Sui Generis – Confesiones de Invierno (1973)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Cuando Ya Me Empiece a Quedar Solo: 7,5
  2. Bienvenidos al Tren: 8
  3. Un Hada, Un Cisne: 8,5
  4. Confesiones de Invierno: 9,5
  5. Rasguña las Piedras: 10
  6. Lunes Otra vez: 7
  7. Aprendizaje: 8
  8. Mr. Jones o Pequeña Semblanza de una Familia Tipo Americana: 8,5
  9. Tribulaciones, Lamentos y Ocaso de un Tonto Rey Imaginario o No: 6

El segundo álbum de Sui Generis no denota una gran diferencia respecto de lo que el dúo había hecho en su debut. El estilo de folk rock con armonías vocales de la banda sigue vigente. Pero hay algo diferente, las canciones de Nito y Charly ya no son tan inocentes. Los tipos parecen más maduros y preocupados en como llevar adelante sus composiciones.

No solo eso, Charly Garcia deja de ser una joven promesa para empezar a consolidarse como uno de los mejores compositores de la historia argentina. No por nada en Confesiones de Invierno de su mano llegan un par de clásicos sobresalientes. La homónima “Confesiones de Invierno” es una maravillosa canción acústica de Charly en la que canta solo (sin Nito como es costumbre). Pero aún mejor es “Rasguña las Piedras”, uno de los temas más quemados del rock nacional. Aunque hay que decirlo es un himno memorable, especialmente por la pasión con que el dúo canta en el estribillo. Incluso es de lo más elaborado de Sui Generis por su orquestación.

Confesiones de Invierno tiene más para ofrecer aunque no en el nivel de estas dos canciones. “Un Hada, Un Cisne” es muy bueno, retoma el estilo más progresivo del grupo con interacciones interesantes del piano de Charly y la flauta de Nito. “Mr. Jones” es otro corte rescatable porque hace un quiebre de Rock N’ Roll nunca antes escuchado en el dúo. También están “Aprendizaje” y el country “Bienvenidos al Tren”, que son bastante agradables. Y “Lunes Otra vez” recuerda a lo más simple de Vida, mientras que “Cuando Ya Me Empiece a Quedar Solo” es tan apacible como lento. El único tema flojo es “Tribulaciones, Lamentos y etc” por su melodía aburrida y porque resulta bastante pretencioso en su nombre y estructura.

Así que es otro muy buen disco. Se podría decir tan competente como Vida especialmente por ese par de clásicos que tiene.

Persy

Sui Generis – Vida (1972)

Puntaje del Disco: 9

  1. Canción Para Mi Muerte: 10
  2. Necesito: 7,5
  3. Dime Quien Me Lo Robó: 9,5
  4. Estación: 8
  5. Toma Dos Blues: 7,5
  6. Natalio Ruiz: 8
  7. Mariel y el Capitán: 9
  8. Amigo Vuelve A Casa Pronto: 8,5
  9. Quizás, Porque: 7,5
  10. Cuando Comenzamos A Nacer: 8,5
  11. Posludio:

Como si fueran Simon y Garfunkel, el rock argentino también tuvo su propio dúo de músicos que dio de que hablar en la década de los setenta. Sui Generis estaba conformado por dos figuras preponderantes como lo son Charly Garcia y Nito Mestre. Juntos lograron desarrollar un enternecedor folk rock que se puede deslumbrar en su primer trabajo: Vida.

Tal como el nombre lo sugiere y por palabras de sus propios autores, Vida es un trabajo muy puro e inocente. Es eminentemente acústico, remarcando nuevamente la influencia de Simon y Garkunkel, pero especialmente en las armonías vocales de sus interpretaciones. Aún así lo que llegó a diferenciar a Sui Generis del dueto yankee es que abordaron una mayor variedad de estilos.

De esta forma, si bien en Vida predomina el folk rock, también podemos encontrar excelente rock progresivo en “Dime Quien Me Lo Robó”, blues puro en “Toma Dos Blues”, clásicos que incorporan el piano/teclado como “Natalio Ruiz” y “Amigo Vuelve A Casa Pronto”, y luego flautas medievales en “Cuando Comenzamos A Nacer”. Sin embargo, la gran destacada del disco es la famosa “Canción Para Mi Muerte”, una preciosa canción acústica que te enamora con su melodía.

Vida también da lugar a temas más sonsos (escuchen el conocido “Necesito”, es practico pero puedo ser confundido por una composición de Ignacio Copani), además de otros desperfectos que hacen del álbum un producto no tan redondo. De todas maneras, Vida es uno de los mejores discos del dúo y también del rock argentino.

Persy