Archivos Mensuales: marzo 2017

Cabezones – Hijos de Una Nueva Tierra (1997)

Puntaje del Disco: 6

  1. Tierra (Introducción):
  2. Hijos: 6
  3. Traidor: 6,5
  4. Promesas: 6,5
  5. Inocentes Por Ahora: 6
  6. Aún No Vine: 7
  7. Heridas: 5,5
  8. Lunas De Un Sol: 6
  9. Discriminación: 6
  10. Buscando Una Salida: 6
  11. Perros De La Calle: 8
  12. Urubu: 5
  13. Amaneceres: 5,5
  14. Pesadillas: 7

Cesar Andino y sus Cabezones ya habían mostrado credenciales en el mundo del metal argentino con su primer lanzamiento, Electroshock (1995), aunque con imperfecciones y una producción limitada gozaron de cierto grado de repercusión.

Hijos de Una Nueva Tierra sería el título de su siguiente trabajo. Donde los santafecinos evidencian una profunda mejora, tanto en sus letras como en las composiciones, y adoptan astutamente el genero que comenzaba a pegar en los Estados Unidos desde mediados de los noventa, el Nu Metal.

Con un sonido oscuro y agresivo Cabezones evolucionaba respecto a sus inicios y con el correr de los años se convertirían en referentes y una de las bandas a tener en cuenta dentro del rock pesado y alternativo en su país. Y su siguiente trabajo Alas, del año 2000, sería fundamental para este crecimiento en especial por la inclusión del muy logrado cover de “Sueles Dejarme Solo”, clásico de Soda Stereo.

F.V.

Anuncios

Divididos en el Gran Rex, aplanando teatros

Que un Power Trío de Rock atronador como Divididos se presente en un Teatro puede resultar una completa rareza. Pero la banda de Mollo nunca deja de sorprender. Divididos habitualmente brinda shows en el Teatro de Flores, que no es exactamente un Teatro, sino que tiene un campo de pie, y por eso se transformó en un escenario habitúe de muchas bandas nacionales como Los Carajo, Alma Fuerte, el Bordo, etc. Pero el Teatro Gran Rex es un lugar completamente distinto, no hay un campo de pie, sino que hay una abundancia de butacas, además de tener una mayor capacidad. Así que en la previa se planteaba el gran enigma: ¿Qué tipo de Show brindarían? ¿Un acústico?

Obtenidas las entradas, el misterio se resolvería presenciando la primera de las dos fechas que programaron en el Gran Rex: el 25/03/2017 a las 21hs.  Ya establecido en mi asiento uno empezaba a analizar el tipo de público que fue a verlos. Se podría decir que la edad promedio de los espectadores era entre 35 y 40 años. El 60% de ellos vistiendo remeras negras de bandas de Rock, las mismas que utilizarían en cualquier recital sin importar que en esta oportunidad estaban en un teatro.

Divididos se tomaría su tiempo en comenzar. Alrededor de las 21:20hs, las luces se apagarían y Mollo ingresaría al Teatro a través de la misma entrada por la que ingresaron los espectadores, generando la revolución de sus fans que lo veían circular por el pasillo. Luego se sentaría solo en el escenario con telón rojo de fondo y guitarra en mano para dar inicio con “15 – 5”.

El público volvería a aplaudir cuando el telón se abriría para la entrada de Diego Arnero y cuatro invitados especiales en instrumentos de cuerda. Juntos interpretarían “Vengo del placard de otro”. Pero faltaba un integrante, Catriel se sumaría apareciendo de entre el público con bombo en mano para interpretar la bella versión de “Vientito de Tucumán”.

Todo daba a entender que el espectáculo iba a ser acústico y de cuerdas, pero no. El telón se cerraría y la aplanadora del Rock, con sus instrumentos eléctricos en mano y con batería de fondo empezaría a dar su clásico show de Rock con la actitud y contundencia que los caracteriza. Y por supuesto algunas facciones de su público, acostumbrado a poguear, sucumbirían en sus ganas de agitar por sobre el confort de estar cómodamente sentados disfrutando el evento.

Sus clásicos como “Perro Funk” y “Salir a Comprar” se sucedían uno tras otro, pero en el medio de la vorágine, nuevamente se cerrarían el telón. Era el momento de la sección acústica, comenzando con “Dame un Limón”, pasando por hits conocidos como “Spaghetti del rock” y “Par mil”, hasta cerrar finalmente con la folclórica “La flor azul”, en donde invitarían a chicas del público a  demostrar cómo se baila folklore en el escenario.

Por tercera vez el telón rojo se cerraría, marcando el cierre de esa etapa y el retorno del rock eléctrico de Divididos. Con todo su despliegue y talento harían un recorrido variado tocando temas como “Qué tal”, la siempre rutilante “Amapola del 66” y cerrando con la tríada “Elefantes en Europa”, “Paraguay” y “Ala Delta”. Mollo incluso se daría el gusto de tocar con una zapatilla que le arrojaría el público.

Las luces se encenderían y si bien un Mollo ya cansado se despedía algo faltaba, así que como cierre interpretarían la infaltable canción de Sumo, “Crua Chan”.

Fue un recital tremendo, que duró alrededor de 3hs, en el que demostraron por un lado por qué son la Aplanadora del Rock y también dejaron en claro su versatilidad. En sus distintas secciones (Cuerdas, Eléctrico y Acústico) tuvieron un sonido impecable, dejando extasiados a sus espectadores en sus diferentes versiones. Así que mi interrogante sobre qué tipo de recital daría quedó resuelto: un show sublime en todas sus gamas.

Persy

La Cofradía de la Flor Solar – La Cofradía de la Flor Solar (1971)

Puntaje del Disco: 8,5

  1. Quiero Ser Una Luciérnaga: 7,5
  2. Fiesta de Amor en el Cielo: 8,5
  3. Todo Mi Mal: 7,5
  4. Paz de Panza: 7
  5. Se Ama o No Se Ama: 9
  6. En La Siesta: 8
  7. Nos Encontraremos en Alguna Parte: 9,5
  8. Rock Alrededor del País: 8,5

La Cofradía de la Flor Solar nació en la ciudad de La Plata en 1968 y no se trató solo de un grupo fundacional del rock argentino. Comenzó como un emprendimiento artístico surgido en la comunidad hippie de platense, por jóvenes de distintas ramas como el periodista de rock y ecologista Miguel Grinberg, el artista gráfico Rocambole Cohen, el guitarrista Kubero Díaz y el futuro guitarrista de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, Skay Beilinson, entre otros.

Para 1969 La Cofradía como banda consolidada comienza a tocar en Buenos Aires en reductos pequeños y en 1970 actuaron en el primer festival B.A. Rock, multitudinario evento donde estuvieron presentes Los Gatos, Manal, Almendra, Moris, Vox Dei, entre otros.

A pesar de ser una banda nueva recibieron una excelente repercusión y se les ofrece la posibilidad de grabar su álbum debut por intermedio del sello Microfón, una compañía local importante en el campo del tango y folclore argentino en los años sesenta.

El disco homónimo editado en 1971, contó con la producción de Jorge Álvarez y como supervisor de grabación, a Billy Bond, líder carismático de la arriba mencionada Pesada del Rock and Roll. Formaban parte de La Cofradía de la Flor Solar Díaz (guitarra y voz), Morci Requena (bajo) y “Manija” Paz (batería) , más dos guitarristas invitados Enrique Gornatti y un jovencísimo Skay Beilinson.

La música del grupo aludía al rock psicodélico y experimental popular a fines de los sesenta en todo el mundo y al hard rock explicito dominante en los setenta, aunque para nada básicos con una orientación y elaboración en cuanto a lo musical de avanzada para la época.

Lamentablemente debido al clima político y la creciente e inquietante atmósfera de violencia que crecía durante la década del setenta La Cofradía comenzó a ser hostigada que desenvocó en su separación en 1974. Inclusive Gornatti, Kubero y Morci Requena se exiliaron en España y Francia concretado el Golpe de Estado Militar de 1976.

Tras varios años de anonimato La Cofradía de la Flor Solar revivió en 1997 con un nuevo álbum y la producción de Rocambole, un nuevo trabajo totalmente moderno pero con su espíritu intacto, El Café de los Ciegos.

F.V.

Illya Kuryaki and the Valderramas – L.H.O.N. (2016)

Puntaje del Disco: 5,5

  1. Aleluya: 6,5
  2. Gallo Negro: 6
  3. Hombre Libre: 6
  4. Sigue5
  5. Ey Dios: 5,5
  6. Los Ángeles: 6
  7. Estrella Fugaz: 4
  8. Ritmo Mezcal: 5
  9. África: 5,5
  10. Espantapájaros: 6,5
  11. Diciembre: 5
  12. El Árbol Bajo el Agua: 7,5
  13. Mi Futuro: 5,5

El regreso de Illya Kuryaki and the Valderramas, después de una década en la que el dúo no tocaba junto superó las expectativas. Al margen de su irregularidad Chances (2012) les dio bastante difusión y contó con algunos hits que ayudaron a la causa.

Lanzado en Abril de 2016, L.H.O.N. (La humanidad o nosotros), contó con Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur avocados plenamente a la producción. Musicalmente vuelven a insistir con la “música negra” con el funk como genero principal fusionado con el R&B, el pop y la electrónica pero con singles que pasaron sin pena ni gloria ni temas que pegaran como su antecesor, un tema sencillo pero efectivo como la balada interpretada por Dante “El Arbol Bajo el Agua”, muy bien lograda, podría ser una excepción.

L.H.O.N. es un disco muy particular de los Kuryaki donde la banda al producirse a ellos mismos hicieron lo que se les dio la gana, sin importar si el disco va a ser recordado o generará un impacto ni comercial ni musicalmente y suponemos que claramente no tuvo esa intención.

F.V.

Científicos del Palo – Gorilophrenia (2010)

cientificos-del-palo-gorilophrenia-2010

Puntaje del Disco: 6,5

  1. ¡Movistar o Muerte!: 7
  2. ¡Llame Jah!: 6,5
  3. The War Is Over: 6,5
  4. Somos el Enemigo: 7,5
  5. Yo Soy: 6,5
  6. El Mundo No Es Un Buen Lugar: 7
  7. Yanquis Gojóm: 6
  8. ¿Es Posible un Mundo Peor?: 6
  9. El Cura, el Militar y el Dueño de las Vacas: 7,5
  10. La Primera Palada de Tierra Inaugura el Funeral: 5
  11. Zamba en Braile: 7
  12. Lo Que El Viento Nos Dejó : 6
  13. El Cercano Oeste Bonaerense: 7
  14. Yo No Soy: 6,5
  15. Ya Sé Para Que He Venido: 6

Gorilophrenia es el nombre del tercer trabajo de Científicos del Palo lanzado al mercado en 2010. Musicalmente es más de lo mismo, un power trío que suena muy bien indudablemente son buenos músicos, pero no eran un dechado de virtudes o algo demasiado especial para destacar, de hecho su voz principal a cargo de “Pepo” San Martin no termina de convencer.

En Gorilophrenia  Profundizan su veta más rockera y adquieren mayor relevancia sus letras, cargadas de críticas al poder económico y los medios de comunicación. Al respecto de la relación entre el rock y la política “Pepo”contaría sus sensaciones por aquellos días: “Cuando terminamos de grabar Gorilophrenia, que es un disco re punk en su concepto, vino el quilombo de la 125, del conflicto con el campo, y quisimos colaborar desde ese lado. Venimos del rock, que es el templo de la imbecilidad, donde la crítica más elevada al político es que se ríe de un afiche y nunca se nombra a nadie. Esa cosa inocente de que el rock no debe meterse en política… me da ganas de ponerme una panchería”.

A pesar de contar con un poco más de nombre Científicos del Palo continuaba padeciendo la comparación con sus mentores Divididos, acerca de esto San Martin opinaría lo siguiente: “Es un arma de doble filo. Algunos nos decían que éramos su sucursal marplatense. Antes me ofendía, pero hay cosas en común. Somos un trío, con lo cual la carcasa es la misma, y el que no te da la chance piensa que sos un clon. El que te da treinta segundos se da cuenta de que es otra cosa. En ese momento me traumaba y me preguntaba si estábamos haciendo un Divididos peronista. Ahora esa vinculación me tiene sin cuidado, y nos pone muy contentos que ellos confíen tanto y recomienden nuestra obra”.

F.V.